Graves dudas sobre su rentabilidad en el arranque del aeródromo de Santa Lucía

A punto de empezar operaciones el aeródromo de Santa Lucía está generando comentarios que ponen en duda la rentabilidad de este proyecto.

La obra a cargo del Ejército Mexicano, se han gastado 115 mil 981 millones de pesos, es decir, 38% más que los 84 mil millones planteados al inicio por las secretarías de Hacienda y de la Defensa Nacional, de acuerdo con los Presupuestos de Egresos avalados y las Cuentas Públicas.

Sin embargo, la Presidencia de la República informó que el costo total alcanzará los 74 mil 535 millones de pesos, de los cuales —hasta el 15 de marzo pasado— la Defensa Nacional ha ejercido 61 mil 739 millones de pesos, y cuenta además con 9 mil 773 millones en bancos.

La terminal aérea civil-militar operada por el Ejército arrancará con 12 vuelos diarios en rutas nacionales, y en la jornada inaugural llegará un vuelo internacional de la firma venezolana Conviasa, procedente de Caracas.

Para demostrar la viabilidad del AIFA, el presidente López Obrador realizó un vuelo de 11 minutos en un avión 737-800 de la Fuerza Aérea Mexicana del Aeropuerto Internacional Benito Juárez a la pista de la Base Militar Número 1 de Santa Lucía, que inició operaciones el 10 de febrero del año pasado.

En un principio se planteó recibir a 2.4 millones de usuarios con 60 operaciones diarias, pero la pandemia de Covid-19 cambió la proyección.

Se prevé que el aeropuerto movilice al año a 19.5 millones de pasajeros y se realicen 119 mil operaciones en el mismo periodo.

De acuerdo con el director de la empresa que administrará la terminal aérea, el general retirado Isidoro Pastor Román, se estima que hasta 2026 se generarán las primeras utilidades de la obra.

“El punto de equilibrio para este aeropuerto, es decir, cuando ya tengamos la posibilidad de cumplir con nuestros gastos de operación, se tiene contemplado para 2026; sin embargo, con actividades de promoción para atraer aerolíneas y empresas, consideramos que antes de que termine esta administración estaremos logrando el punto de equilibrio y empezaremos a tener utilidades”, aseguró.

Los datos técnicos del AIFA

El AIFA tiene una terminal de pasajeros con una superficie de más de 384 mil metros cuadrados y repartida en tres niveles.

Cuenta con 45 posiciones para aviones, de las cuales 28 son de contacto, lo que significa que los pasajeros abordarán la aeronave mediante un pasillo telescópico, sin salir del edificio.

Construido con envolvente de cristal, se proyecta que el edificio terminal crecerá en la tercera etapa de construcción.

Al lado de la terminal de pasajeros, está la Terminal Intermodal de Transporte Terrestre, desde donde se ofrecerán servicios de autobuses, con destinos a las ciudades cercanas al aeropuerto como Ciudad de México, Toluca, Puebla, Pachuca y Querétaro.

La terminal aérea está equipada con tres pistas, una militar y dos civiles. La militar tiene una extensión de 3.5 kilómetros y la central mide 4.5 kilómetros, la más larga de todo el país.

Desde enero de este año, 17 controladores aéreos en diferentes turnos comenzaron a trabajar en la Torre de Control del AIFA, en la familiarización de los procedimientos militares para estar listos este lunes.

Será hasta finales de 2022 cuando la Torre de Control opere con toda la tecnología que se ha considerado en el programa maestro de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Por lo que en un principio no contará con la tecnología para alcanzar en su totalidad la visibilidad cero en las maniobras de despegue y aterrizaje de las aeronaves comerciales y de la Fuerza Aérea Mexicana.

Hasta febrero pasado, el AIFA se encontraba en proceso de certificación en los componentes principales que tienen que ver con la operación aérea.

“No existe ningún conflicto entre operar simultáneamente con el aeropuerto de la Ciudad de México, eso ya está completamente diseñado y aprobado”, aseguró Pastor Román.

Con información de El Universal.

Start typing and press Enter to search